Spanish English French German Italian Portuguese Russian

12 MESES – 12 TEMAS DE INTERÉS

“ESPECIES INVASORAS: STOP AL MEJILLÓN CEBRA”

Antes de iniciar nuestro artículo de interés queremos recordar desde Andalucía Activa que la introducción de especies de fauna no autóctonas, tales como el mejillón cebra, se encuentra tipificada como delito en el artículo 333 del Código Penal.

Como venimos haciendo en anteriores artículos de interés, contactamos siempre con una fuente fiable para la elaboración de nuestra información, de modo que sea el criterio técnico y/o científico el que se imponga frente a valoraciones subjetivas o artículos de opinión.  

En este caso hemos contactado con la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, donde Andalucía Activa tiene abiertas  las puertas a una colaboración valorada por ambas entidades como necesaria, y a la contribución por medio de este tipo de acciones divulgativas de una mayor concienciación del impacto que una especie invasora como el “Mejillón Cebra” puede tener a nivel ambiental y económico para nosotros.

La creciente circulación de embarcaciones en las aguas continentales aumenta el riesgo de impacto sobre el estado ecológico de las masas de agua, de forma que determinadas especies que en un entorno pueden ser consideradas autóctonas y beneficiosas, en otras pueden ser invasoras y perjudiciales.

Toda la documentación que aparezca con un (*)  está a disposición de nuestras empresas asociadas solicitándola al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.


Considerada como una de las especies exóticas invasoras más perjudiciales del planeta. Este molusco bivalvo de aguas dulces y salobres, es originario de los mares Negro y Caspio. Detectado por primera vez en septiembre de 2001 en el río Ebro, actualmente se extiende ampliamente por ríos, lagos y embalses de la geografía española en las comunidades autónomas de Cataluña, Castilla y León, La Rioja, Navarra, País Vasco, Comunidad Valenciana y Andalucía.

Su reproducción es sexual externa, suele tener lugar en primavera y verano, llegando a producir de 40.000 a un millón de larvas por individuo y año.

En la cuenca del Guadalquivir, los primeros individuos se detectan en el año 2009 en el embalse de Bermejales y en 2011 en el embalse de Iznájar. Tras el seguimiento de la especie realizado en 2014 por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se tiene un conocimiento global de la magnitud de la invasión de la especie. Su localización en la actualidad se extiende a los siguientes puntos: Embalse Bermejales. Embalse Iznájar. Embalse de La Breña II. Comunidades de regantes desde Genil-Cabra hasta el bajo Guadalquivir, pasando por valle inferior del Guadalquivir.

Se dispersa a través de la navegación recreativa y la orientada a la pesca deportiva,  considerándose ambos usos como el mayor vector de la gran expansión del mejillón cebra.                      

EN SU FASE ADULTA es transportado adherido a los cascos de las embarcaciones.                                           

EN SU FASE LARVARIA es transportado en las aguas de lastre, circuitos, sentinas, motores, máquinas, artes de pesca o cualquier utensilio en contacto con aguas infectadas.

De acuerdo con lo establecido en el art.4 de la Directiva 2000/60/CE Marco del Agua, de 23 de octubre de 2000: “Los estados miembros habrán de aplicar las medidas necesarias para prevenir el deterioro del estado de todas las masas de agua superficial”. Por ello se crea el PROTOCOLO DE DESINFECCIÓN Y LIMPIEZA DE EMBARCACIONES Y EQUIPOS DE LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL GUADALQUIVIR*,  de obligatorio cumplimiento, formado por un conjunto de medidas preventivas y de desinfección, que deben realizarse inmediatamente después de la finalización de la navegación o flotación.

Consta básicamente de 4 puntos que podrán ampliar su contenido solicitándolo en nuestra dirección de correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

1º Vaciado de las aguas presentes en la embarcación, el material auxiliar, el vehículo de transporte y el remolque.

2º Revisión visual e inspección de la embarcación, de su interior, de remolques y vehículos de transporte, con el objeto de retirar los residuos y el material vegetal, que hayan podido adherirse al casco o motor de la embarcación.

3º Aplicación de sistema mecánico de limpieza y adición de agua caliente a presión (mínimo 160 Bar y 60ºC).

4º Secado de embarcaciones y materiales mediante elementos secantes o al aire.

Como novedad destacar que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir está instalando ya equipos de desinfección para esta especie invasora en los lugares más afectados.                          

Véase como ejemplo el enlace a esta noticia: http://www.chguadalquivir.es/-/lucha-contra-las-especies-exoticas-invasor-4

A raíz de los acontecimientos empresariales ocurridos en un municipio de la provincia de Sevilla, el debate sobre la regulación de las especies invasoras se reabre cuando se valora que afecta a la economía de todo un municipio. No queremos dejar escapar la oportunidad para lanzar de forma completamente objetiva algunas consideraciones que al respecto se están haciendo.

Nos referimos a la única especie invasora cuya explotación es, o era,  lucrativa, el cangrejo rojo o americano, este animal acuático y terrestre, se introdujo en España entre los años 60 y 70 del pasado siglo, y no por otro motivo que su posible mercado para la alimentación, llega a alcanzar hasta los 10 centímetros, desde el rostro al telsón. Vive en ríos, arroyos, marismas, lagunas y charcas de todo tipo. Dato muy importante es su alimentación omnívora, gran resistencia a niveles bajos de oxígeno y a las altas temperaturas en el medio y sobre todo su gran adaptación en aguas muy contaminadas.

El crustáceo ya estaba incluido en el Catálogo español de Especies Exóticas Invasoras pero con una excepción que autorizaba su comercialización. Recientemente la Sala III del alto tribunal estimó en parte el recurso presentado por Ecologistas en Acción, SEO/Birdlife y la Asociación para el Estudio y Mejora de los Salmónidos contra el Real Decreto que regula el catálogo de especies invasivas. La sentencia del Tribunal Supremo incluía al cangrejo de río americano en el catálogo de especies invasoras a las que prohíbe su comercialización. El fallo está fundamentado en informes científicos del CSIC y expertos que prueban el carácter invasor y la amenaza grave que suponen sobre las especies autóctonas, el medio ambiente y los hábitats y ecosistemas.   Ahora el problema es que este crustáceo exótico aporta al año más de 150.000 jornales y un volumen de negocio de 20 millones de euros para cinco viveros y unas 250 familias de pescadores en la zona de mayor exportación Europea de este crustáceo “Isla Mayor”

Ante esta situación se activan los mecanismos judiciales, políticos y sociales, un recurso "inmediato" al Tribunal Constitucional contra la sentencia del Supremo, políticos sentados en la misma mesa con los mismos fines…y lo más inquietante, las alertas sociales: Además de las económicas y sociales  se sumaría un problema, de rebote  ecológico. Pues parece casi imposible eliminar la especie con otra fórmula que no sea la contaminación ambiental masiva, Y si no se captura ni se extermina, alertan igualmente que por su capacidad reproductora provocaría una plaga de dimensiones desconocidas…El debate está servido.

La prohibición judicial afecta a otras especies y "no admite excepciones o salvedades genéricas", según la sentencia. El Supremo no ve "finalidad zoogenética" en el comercio para la industria alimentaria del cangrejo. Según asegura la sentencia: "No guarda relación alguna".

¿Un problema o un beneficio?...En algunas especies es complejo determinar hasta para los propios científicos, en el caso que abordamos en este artículo,  según la investigación realizada por el CSIC en la Estación Biológica de Doñana,  arroja una serie de conclusiones a tener en cuenta para responder a esta cuestión, abordando las conclusiones del estudio podemos leer que cuanto mayor es el consumo de cangrejo por parte de una especie, mayor ha sido el aumento de su población a lo largo de los años. El 60% de los depredadores del ecosistema han incluido a este cangrejo de río americano en su dieta.

En el caso de las aves que hibernan en la zona, la población total de depredadoras se ha multiplicado tres veces. Mientras, las herbívoras “que no se alimentan de cangrejo” han permanecido prácticamente estables durante los últimos 30 años”. Actualmente, unas 20 especies basan más del 50% de su alimentación en el cangrejo de río. La caza del cangrejo se intensifica en otoño e invierno debido a la falta de otras presas alternativas durante esta época. Según la investigación citada, originan una alteración de la cadena trófica [alimenticia], pues esta especie ha modificado el flujo de energía en el ecosistema de las marismas, compitiendo por el alimento con los herbívoros y con otros carnívoros primarios. Por lo tanto, el aumento de su población provoca que la energía absorbida sea transmitida directamente a los depredadores que se alimentan de él, “lo que desestabiliza la cadena trófica y la vuelve menos compleja”. La población de depredadores se ha triplicado por encima de lo deseado.

Al tratarse de un tema muy complejo, hemos visto adecuado como una primera incursión basada en textos y estudios de fuentes abiertas y públicas,  exponer las dos caras de una misma moneda: “Las especies invasoras”, y sin decantarnos en casos concretos como el del cangrejo americano por sus beneficios o perjuicios, sí nos inclinamos por la vía de la investigación para averiguar cuáles van a ser sus efectos sobre cualquier entorno  en los que se están extendiendo a largo plazo, y cómo las empresas de Turismo Activo podemos contribuir en lo que sea nuestra competencia en la preservación del medio ambiente.